fbpx

Orgullo como respuesta siempre.

Hace 51 años, una redada policial ocurrida en el bar Stonewall Inn, un punto de encuentro de la comunidad LGBTIQ+ en el barrio neoyorquino de Greenwich Village, marcó un hito en la lucha por las libertades civiles. Fue la primera vez que la comunidad trans, lesbiana y gay enfrentó a las fuerzas policiales de manera colectiva, trayendo al debate público la necesidad del respeto por la diversidad sexual, que era sistemáticamente vulnerada. Desde entonces, se conmemora el Día internacional del Orgullo LGBTIQ+.

Al año siguiente, tuvo lugar la primera marcha espontánea del ORGULLO en Nueva York y luego se fueron sumando otras ciudades del mundo.

En 1971 nuestro país vio nacer al primer grupo de diversidad sexual de América Latina, el Frente de Liberación Homosexual (FLH), que bajo su manifiesto político “Sexo y Revolución”, tuvo a Néstor Perlongher y Manuel Puig como dos de sus principales referentes.

Argentina se caracteriza por haber logrado normativas como la de Ley de Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de Género. Sin embargo, siguen ocurriendo violaciones a los derechos de  nuestra comunidad LGBTIQ+ y los asesinatos de odio siguen siendo moneda corriente. Hace pocos días, en la ciudad vecina de Reconquista, asesinaron al militante gay Roberto Monje, hecho que nuevamente nos sacude y nos moviliza.

La orientación sexual todavía sigue siendo motivo de discriminación. Casi un 60% de las personas homosexuales, transexuales o bisexuales han vivido algún tipo de discriminación u hostilidad en sus familias, instituciones públicas y privadas. A esto se suma la expulsión de los hogares, que en muchos casos suele ser violenta, casi como “obligándonos a no ser”. A pesar de ello, con creatividad y la disidencia en alto, siempre originales y orgullosas, construimos nuevas familias donde resignificamos la palabra hogar. 

En cuanto al trabajo, tampoco nos es fácil. Por ejemplo, en nuestra provincia, el cupo laboral trans todavía no tuvo reglamentación, aunque ya es ley desde el año pasado. Se demora una medida que puede paliar las infinitas situaciones de discriminación laboral a las que nos someten cotidianamente. 

Pero como decía Carlos Jáuregui, en una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política y los esfuerzos colectivos, aunque parezcan lentos, van dando frutos. Hace pocos días, por ejemplo, Marlene Wayar, militante y académica fue reconocida con un Doctorado Honoris Causa por la Universidad Nacional de Rosario. 

Desde Barrio 88 celebramos este Día Internacional de los Derechos de la Comunidad LGBTIQ+ defendiendo sus conquistas, enarbolando la bandera de la inclusión y la diversidad, para alcanzar la igualdad real, esa que depende de todes construir. 

Porque como diría nuestra querida comandanta de las mariposas, Lohana Berkins, “el amor que nos negaron es nuestro impulso para cambiar el mundo”.

Agregar pregunta o comentario

Sumáte a BARRIO 88