Extractivismo de humo y vacas

El humo es de nosotros, las vaquitas son ajenas

Transitamos una pandemia que en menos de un año se extendió por todo el planeta. El volumen y la frecuencia de viajes por toda la Tierra, la economía e internet son algunas de las partes que conforman el sistema de alcance planetario en el que se montó el COVID-19. Pero que está muy lejos de ser el primer sistema que abarca todo el globo a través de una intrincada interconexión e interdependencia.

Extractivismo 1-Todes 0

Mucho antes de que los humanos tallemos una piedra, el ecosistema movía millones de litros de agua de un extremo a otro del planeta. Obviamente, aunque con algunos inconvenientes que todavía nos cuesta asumir y aunque sea mermar, el ecosistema sigue moviendo el agua en forma de vapor, como verdaderos ríos voladores. Pueden ver en Netflix la serie documental Our Planet y se los cuenta la voz de Salma Hayek mientras se ven imágenes sorprendentes del Amazonas. O también pueden leer las declaraciones de la investigadora del Conicet, Inés Camilloni, que reproducimos  a continuación:

La humedad que nos llega tiene su origen en el océano Atlántico (en la región norte, cerca del noreste de Brasil), ingresa al continente sudamericano y a esa humedad se le suma vapor que proviene del Amazonas a través del proceso de evapotranspiración del bosque.

Esta afirmación la realizó el año pasado para desarrollar una hipótesis sobre la incidencia que podían tener los incendios forestales del Amazonas en nuestra región. Completaba diciendo que esa catástrofe “produciría alteraciones en el clima regional, ya que la pérdida del bosque tropical modificará el transporte de humedad a nuestra zona”. Hoy, con la bajante histórica del Paraná y la prolongada sequía que estamos transitando, no es preciso adjetivar el sentido de sus palabras. Tal vez sí conviene contextualizar los incendios a los que hacía referencia, como parte del plan del agronegocio, convalidado por Jair Bolsonaro, para ganar terreno a la selva.

Extractivismo 2-Todes 0

De modo que para entender la magnitud de los incendios en el delta del río Paraná nos sirve saber esta condición medioambiental, pero de ninguna manera comprenderemos del todo el tema si obviamos que los mismos tienen el objetivo económico de engordar ganado vacuno. Para los que piensan con el bolsillo, el acceso al agua -recurso escaso- y los brotes verdes generados tras la quema convierten a la zona de islas en la más rentable para el engorde intensivo de ganado. La condición de la sequía facilita la oportunidad de los ganaderos para transformar el ecosistema a su conveniencia, trocando pajonales por praderas, así como dificulta cualquier tipo de control de las quemas.

Por eso, desde Barrio 88 afirmamos que éste es otro caso de extractivismo comparable con los desastres medioambientales causados por la megaminería. Es el negocio de la exportación de carne destruyendo un ecosistema completo en busca de ganancias extraordinarias para pocos.

El modelo extractivista, como el COVID-19 y como el clima, no reconoce fronteras y sus consecuencias tampoco. Vemos las imponentes columnas de humo y las cenizas decantando tanto en Santa Fe como en otras ciudades, también en nuestros países hermanos. El problema de la quema intencional y descontrolada de pastizales está sucediendo en forma idéntica en la región del pantanal y chaco paraguayo, brasileño y boliviano, es decir que el modelo extractivista agrícola ganadero, una marca que nos acompaña desde la época colonial, sigue buscando atravesar todos los límites siguiendo la zanahoria de la rentabilidad capitalista y atentando contra el bien común, las generaciones futuras y los seres vivos en general.

La ley

En este caso, como en tantos otros, a nivel de las leyes ya hay un marco para actuar.  Sólo estaría faltando la voluntad política y judicial de hacer cumplir las mismas. 

La Constitución Nacional no tiene dudas respecto al asunto:

Artículo 41.- “…Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.

Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales…”

La ley general del ambiente N°25.675 tampoco:

ARTÍCULO 4º “…Principio de prevención: Las causas y las fuentes de los problemas ambientales se atenderán en forma prioritaria e integrada, tratando de prevenir los efectos negativos que sobre el ambiente se pueden producir.

Principio precautorio: Cuando haya peligro de daño grave o irreversible la ausencia de información o certeza científica no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces, en función de los costos, para impedir la degradación del medio ambiente. .

Principio de equidad intergeneracional: Los responsables de la protección ambiental deberán velar por el uso y goce apropiado del ambiente por parte de las generaciones presentes y futuras.

Principio de responsabilidad: El generador de efectos degradantes del ambiente, actuales o futuros, es responsable de los costos de las acciones preventivas y correctivas de recomposición, sin perjuicio de la vigencia de los sistemas de responsabilidad ambiental que correspondan.

Principio de sustentabilidad: El desarrollo económico y social y el aprovechamiento de los recursos naturales deberán realizarse a través de una gestión apropiada del ambiente, de manera tal, que no comprometa las posibilidades de las generaciones presentes y futuras….”

Hasta existe una ley LEY DE PRESUPUESTOS MINIMOS DE PROTECCION AMBIENTAL PARA CONTROL DE ACTIVIDADES DE QUEMA, vigente desde el año 2009 donde se describen los pasos a seguir para controlar la actividad y el esquema de registros y sanciones:

“…ARTICULO 5º — Las autoridades competentes de cada jurisdicción podrán suspender o interrumpir la ejecución de quemas, autorizadas, cuando las condiciones meteorológicas o de otro tipo impliquen un riesgo grave o peligro de incendios.

ARTICULO 6º —- Las solicitudes de autorización de quemas deberán contener, como mínimo y sin perjuicio de los requerimientos adicionales que establezcan las autoridades locales competentes, la siguiente información:

a) Datos del responsable de la explotación del predio.

b) Datos del titular del dominio.

c) Consentimiento del titular del dominio.

d) Identificación del predio en el que se desarrollará la quema.

e) Objetivo de la quema y descripción de la vegetación y/o residuos de vegetación que se desean eliminar.

f) Técnicas a aplicar para el encendido, control y extinción del fuego.

g) Medidas de prevención y seguridad a aplicar para evitar la dispersión del fuego y resguardar la salud y seguridad públicas.

h) Fecha y hora propuestas de inicio y fin de la quema, con la mayor aproximación posible.

ARTICULO 7º — Las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dictarán las normas complementarias y establecerán el régimen de sanciones. Hasta tanto este último sea sancionado, aplicarán supletoriamente las siguientes sanciones, que se graduarán de acuerdo con la naturaleza de la infracción y el daño ocasionado, y previa instrucción sumaria que asegure el derecho de defensa:

a) Apercibimiento.

b) Multa equivalente a un valor que irá desde CINCUENTA (50) hasta DIEZ MIL (10.000) sueldos básicos de la categoría inicial de la Administración Pública Nacional. El producido de estas multas será afectado específicamente al financiamiento de las acciones de protección ambiental de la jurisdicción correspondiente.

c) Suspensión o revocación de otras autorizaciones de quema.

Hasta que se consiga un marco normativo aún más específico en relación a humedales, hasta que la rentabilidad deje de guiar ciegamente las acciones, tenemos que como mínimo aplicar la ley a quienes están comprometiendo la salud y el medioambiente de quienes vivimos ahora y de los que vendrán.

Agregar pregunta o comentario

Sumate a BARRIO 88